Statement

Mi trabajo artístico está constituido de diferentes exploraciones visuales en las que conviven imágenes, símbolos, textos y palabras. El arte viene a ser, por tanto, un espacio de reflexión práctica en el que la síntesis ocupa un lugar esencial en mi vida. En este sentido, construyo historias llenas de huellas y signos que son como un mapa que me permite navegar y relacionarme con la realidad. 

Los temas que abordo tienen directa relación con mi vida cotidiana. Podría decir que no los elijo, me suceden y a partir de ellos surgen mis investigaciones conceptuales y mis exploraciones artísticas. Por esto, suelo trabajar con álbumes fotográficos, relatos escritos, historietas ilustradas y cuentos cinematográficos. En este sentido, mis obras son, en su mayoría, la articulación de historias autobiográficas, mezcladas con creaciones imaginarias, fantásticas, fragmentos de reflexiones científicas y filosóficas, que muestran cómo yo vivo o veo la experiencia humana. 

Elijo medios que me permiten versatilidad en las distintas etapas de creación, dependiendo de las necesidades o coherencias de cada proyecto. Materialmente, mi trabajo está compuesto principalmente por diferentes tipos de papeles, cartón y pinturas. Estos interactúan, se vinculan, unen, enlazan y juntan, por efecto de diferentes pegamentos y costuras. Mi trabajo se constituye en mezclar, superponer, transferir, editar, revisar y pasar en limpio cada detalle, hasta sintetizar la esencias de cada problemática.

Si bien, mi formación profesional fue en diseño industrial, disciplina de la cual extraigo herramientas metodológicas de investigación, desarrollo conceptual, ensayos y prototipado de ideas, sin embargo mi experiencia artística está envuelta por la autoformación. Esta me conduce a través de la curiosidad y la capacidad de asombro, el desarrollo personal, la búsqueda de conocimientos diversos e inesperados y la concretización artística en diferentes prácticas.

Por esto, mis principales herramientas son la edición de textos, libros e imágenes. Uso muchos y diferentes tipo de lápices y pinceles, papeles de distintas texturas, herramientas propias del collage y programas de diagramación como Indesign, Illustrator y Photoshop. Mis procesos son en su mayoría largos, maduran meses, a veces años. Siempre se nutren, crecen y se transforman con el paso del tiempo. En ellos asumo el error como parte de la obra, apareciendo de diferentes maneras, ya sea con naturalidad o por casualidad. A la fecha, vislumbro dos grandes procesos; por un lado está la transferencia de contenidos entre lo análogo y lo digital y, por otro, las transferencias de resultados originales, a reproducciones y series industriales. 

Con todo, me interesa el arte porque me permite enfrentarme al conocimiento de mis experiencias límite, traumas y supervivencias. Desde mi perspectiva, querer vivir y crear artísticamente estaría ligado a un profundo ejercicio de trascendencia. Por ello, es tan importante el tema del autorretrato, como un incesante ejercicio de introspección en momentos desafiantes. Más allá de las afecciones y el dolor, surge el dibujo. Para mí, el dibujo es una forma de arraigo.

Desde una primera lectura, puedo decir que el dibujo es la herramienta más cercana a mi experiencia personal, ya que lo he venido haciendo desde niña. En el dibujo trato de posibilitar un proceso de liberación para entender y dar sentido a mi propia existencia. Cuando tomo un lápiz para generar una conexión y traducir mis experiencias; una real transferencia energética de lo sensible, de los impulsos, de los recuerdos, de los sueños, de todo aquello que no se termina por resolver en el plano de la razón: Así, la punta del lápiz es un vehículo de enlace, que promueve un proceso de liberación mental, emocional, generando así armonías con esos encuentros y vivencias. El dibujo entendido más allá de la línea, como una forma de descubrir cosas, revelaciones y sentidos, desde el cual emergen las más variadas formas y colores. En definitiva, desde mi práctica artística estoy en una constante búsqueda, en la que me voy liberando de las certezas preconcebida.